San Isidro Catholic Church

Change to English Subscribe to our Mailing List

Esta Semana

Ascensión del Señor, 24 de Mayo del 2020

Puede dar convenientemente su ofertorio a San Isidro haciendo clic en el botón de Online Giving a continuación. Tenga listo su tarjeta de crédito/débito.

Mensaje importante de nuestro Párroco

Estimados feligreses, Como la mayoría de nosotros continuamos en casa debido a la pandemia, tenemos y continuaremos transmitiendo en vivo nuestras Misas diarias y de fin de semana.

Recientemente recibimos una comunicación del arzobispo de Miami, de que podría existir la posibilidad de reabrir las iglesias con una congregación, posiblemente antes del 31 de mayo, domingo de Pentecostés.

Haga clic aquí para leer más

18 de Mayo, 2020

Queridos feligreses,

Al reabrir nuestras iglesias para la celebración de la Misa Y los Sacramentos con el Pueblo de Dios presente y participando activamente, reconocemos que no podemos eliminar el muy posible riesgo de infección por el nuevo coronavirus o COVID-19. Sin embargo, sus párrocos y yo estamos comprometidos a reducir el riesco tanto como sea posible. Reabrimos porque creemos, como Iglesia, que no hay sustitutos para la recepción de los Sacramentos, y nuestra primera prioridad es ser "el signo de esperanza y el instrumento de salvación de toda la raza humana".

El martes 26 de mayo, las parroquias volverán a celebrar Misas diarias (desde el 18 de mayo en el condado de Monroe). Sin embargo, se requerirá el distanciamiento social con una separación de aproximadamente 6 pies entre las personas (excepto los miembros de una familia com el mismo hogar); a los fieles se les pide que usen una máscara sanitaria y que la mantengan puesta durante la Misa, quitándosela solo para recibir la Sagrada Comunión. Los himnarios, los misales y el agua bendita serán removidos de la iglesia; y la iglesia y sus instalaciones serán desinfectadas entre servicios. Los desinfectantes para las manos estarán dispobibles en las entradas de la iglesia. Al entrar o salir de la iglesia, y al acercarse al altar para recibir la Sagrada Comunión, se les ruega que mantengan una distancia social educada. Necesitaremos de alguún tiempo para acostumbrarnos a estos arreglos, y, por lo tanto, se les pide que presten anteción a los ujires u otras personas que puedan estar dirigiendo. Después de la Misa, por favor, no se congreguen en la iglesia o en el exterior, sino diríjanse a sus casas.

Haga clic aquí para descargar la carta completa..

Para leer el artículo en el sitio web de la Arquidiócesis de Miami, por favor haga clic aquí.

Día de los Caidos

Lunes, 25 de Mayo.

Todas las Oficinas de la Parroquia Estaran Cerradas.

Lecturas para la Ascensión del Señor

Primera lectura
Hch 1, 1–11

En mi primer libro, querido Teófilo, escribí acerca de todo lo que Jesús hizo y enseñó, hasta el día en que ascendió al cielo, después de dar sus instrucciones, por medio del Espíritu Santo, a los apóstoles que había elegido. A ellos se les apareció después de la pasión, les dio numerosas pruebas de que estaba vivo y durante cuarenta días se dejó ver por ellos y les habló del Reino de Dios.

Un día, estando con ellos a la mesa, les mandó: “No se alejen de Jerusalén. Aguarden aquí a que se cumpla la promesa de mi Padre, de la que ya les he hablado: Juan bauƟzó con agua; dentro de pocos días ustedes serán bauƟzados con el Espíritu Santo”.

Los ahí reunidos le preguntaban: “Señor, ¿ahora sí vas a restablecer la soberanía de Israel?” Jesús les contestó: “A ustedes no les toca conocer el Ɵempo y la hora que el Padre ha determinado con su autoridad; pero cuando el Espíritu Santo descienda sobre ustedes, los llenará de fortaleza y serán mis tesƟgos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria y hasta los úlƟmos rincones de la Ɵerra”.

Dicho esto, se fue elevando a la vista de ellos, hasta que una nube lo ocultó a sus ojos. Mientras miraban fijamente al cielo, viéndolo alejarse, se les presentaron dos hombres vesƟdos de blanco, que les dijeron: “Galileos, ¿qué hacen allí parados, mirando al cielo? Ese mismo Jesús que los ha dejado para subir al cielo, volverá como lo han visto alejarse”.

Salmo Responsorial
Salmo 46, 2–3. 6–7. 8–9

R. Entre voces de júbilo, Dios asciende a su trono. Aleluya.

Aplaudan, pueblos todos, aclamen al Señor, de gozos llenos; que el Señor, el Alơsimo, es terrible y de toda la Ɵerra, rey supremo.

R. Entre voces de júbilo, Dios asciende a su trono. Aleluya.

Entre voces de júbilo y trompetas, Dios, el Señor, asciende hasta su trono. Cantemos en honor de nuestro Dios, al rey honremos y cantemos todos.

R. Entre voces de júbilo, Dios asciende a su trono. Aleluya.

Porque Dios es el rey del universo, cantemos el mejor de nuestros cantos.

Reina Dios sobre todas las naciones desde su trono santo.

R. Entre voces de júbilo, Dios asciende a su trono. Aleluya.

Segunda lectura
Ef 1, 17–23

Hermanos: Pido al Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de la gloria, que les conceda espíritu de sabiduría y de revelación para conocerlo

Le pido que les ilumine la mente para que comprendan cuál es la esperanza que les da su llamamiento, cuán gloriosa y rica es la herencia que

Dios da a los que son suyos y cuál la extraordinaria grandeza de su poder para con nosotros, los que confiamos en él, por la eficacia de su fuerza poderosa.

Con esta fuerza resucitó a Cristo de entre los muertos y lo hizo sentar a su derecha en el cielo, por encima de todos los ángeles, principados, potestades, virtudes y dominaciones, y por encima de cualquier persona, no sólo del mundo actual sino también del futuro.

Todo lo puso bajo sus pies y a él mismo lo consƟtuyó cabeza suprema de la Iglesia, que es su cuerpo, y la plenitud del que lo consuma todo en todo

Evangelio
Mt 28, 16–20

En aquel Ɵempo, los once discípulos se fueron a Galilea y subieron al monte en el que Jesús los había citado. Al ver a Jesús, se postraron, aunque algunos Ɵtubeaban.

Entonces, Jesús se acercó a ellos y les dijo: “Me ha sido dado todo poder en el cielo y en la Ɵerra. Vayan, pues, y enseñen a todas las naciones, bauƟzándolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, y enseñándolas a cumplir todo cuanto yo les he mandado; y sepan que yo estaré con ustedes todos los días, hasta el fin del mundo”.

Como las Misas se llevan a cabo sin una congregación, le pedimos que nos envíe su oferta semanal a través de la Donación en línea haciendo clic aquí. - O envíenos un cheque por correo.

¡Necesitamos desesperadamente sus donaciones para mantener el funcionamiento de la Iglesia !

Aún puede solicitar intenciones de Misas llamando a la oficina. Aceptamos tarjetas de crédito y débito.

Haga clic aquí para leer todas las declaraciones y directrices importantes del Arzobispo de Miami con respecto al coronavirus. La página web se actualizará ante cualquier anuncio nuevo que pueda ocurrir durante el brote de virus.

2020 Archbishop's Charity and Development Drive

Con un corazón agradecido, gracias a aquellos que generosamente se han comprometido con el 2020 Archbishop's Charities and Development Drive (ABCD). A día de hoy, hemos recaudado $36,686.00 en promesas, eso es el 76% de la meta. Estamos verdaderamente agradecidos por el amor y el apoyo de nuestra comunidad parroquial para ayudar a servir a nuestra Iglesia más allá de lo que sucede aquí en nuestra parroquia.

Si aún no ha hecho un regalo a la ABCD, necesitamos su ayuda para alcanzar nuestra meta parroquial de $48,031.00. Por favor, haga su promesa y devuélvala a la oficina de la parroquia o en la cesta de la colecta. Estamos seguros de que, con la ayuda de Dios y la suya, nos uniremos como comunidad católica para ser los ojos, las manos y los pies de Cristo aquí en el sur de Florida.

Ministerio de Alimentos

Gracias a la generosidad de la comunidad de San Isidro, muchas familias necesitadas reciben alimentos semanalmente.

Necesitamos su contribucion monetaria pero tambien personas con auto para hacer las entregas de alimento.

Para cooperar o para referir a una familia necesitada, por favor llame al (954) 978-2302.

Oracion del Papa Francisco en Tiempos de Pandemia

Oh María,
siempre alegras nuestro camino como señal de salvación y de esperanza.
Nos confiamos a ti, Salud de los enfermos, quien, en la cruz, participó en el dolor de Jesús mientras permanecías firme en la fe.
Oh Madre amorosa, Tu sabes lo que necesitamos y estamos seguros de que nos lo proporcionarás como en Cana de Galilea.
Intercede por nosotros ante tu Hijo Jesús, el Médico Divino por aquellos que han caído enfermos, por aquellos que son vulnerables, y por los que murieron.
Intercede también por los encargados de proteger la salud y seguridad de otros y por aquellos que atienden a los enfermos y buscan una cura.
Ayúdanos, Oh Madre del Amor Divino, para conformarnos a la voluntad del Padre y hacer lo que Jesús nos dijo, quien tomó sobre sí nuestros sufrimientos y nuestras penas, para guiarnos, a través de la Cruz,
a la gloria de la resurrección. Amén.
Bajo tu protección buscamos refugio, Oh Santa Madre de Dios, En nuestras necesidades, no desprecies nuestras suplicas, Mas líbranos siempre
de todos los peligros, O Virgen gloriosa y bendita. Amén.

Intensiones del Papa Francisco para el mes de Mayo 2020

Por los diáconos

Recemos para que los diáconos, fieles al servicio de la Palabra y de los pobres, sean un signo vivificante para toda la Iglesia.